DE QUEVEDO



Según Quevedo,
puto es el hombre que de putas fía
y puto el que sus gustos apetece
mas puta es la mía arpía con estrías
que con  odio  cada día  se menea
al monóculo y escudo con fémina porfía.

Mas ríase quien mis deseos  comprendiese
y avizore mis descalabros de alegría
cuando entre sus piernas gratis se me ofrece
el cíclope vertical de tibias heces
apoyado en el sillín del mórbido triciclo.

Putaril es la lectura de mis letras
cuanto de putillas dicen mis letrillas
por si acaso sonrieses en tus putos gélidos
babeando mujeriles pensamientos y barbillas
y es apenas lo que todo te mereces
a cuatro patas de un solo punto suspensivo.

Lector soez y fémina
gozad los estipendios que  prometo
al momento putaril que aquí te ofrezco
en este puto punto auténtico
y absolutamente higiénico.